¿Qué son las Patentes? (II)

Cecilia López Fundador y Director
Cecilia López
Fundador y Director

 

 

 

Aspectos Básicos Parte II:
Solicitud y Requisitos para la Concesión

 

 

 

 

¿Cómo obtener una patente?

Para obtener la concesión de una patente es necesario:

a)      Presentar la solicitud de patente

b)      Cumplir con los requisitos de patentabilidad y

c)      Pagar las tasas que correspondan

 


 

a)     Solicitud de patente

Las solicitudes de patente se deben presentar en la oficina de patentes de todos y cada uno de aquellos países donde se desee tener protección. En cada país puede variar la documentación exigida, los formularios a presentar y las tasas a pagar por dicha solicitud.

Para obtener una patente española la solicitud se ha de depositar en la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM). También se puede obtener una patente española realizando una solicitud de patente europea y una vez concedida, validando el título en España. Este segundo procedimiento es más caro pero tiene la ventaja de conseguir una patente con validez para convalidar en más de 30 países europeos, mediante un único proceso de concesión.

Salvo algunas excepciones, como la patente europea, las solicitudes de patente son válidas sólo para el país en el que se solicitan, pero existen acuerdos internacionales que permiten realizar la solicitud de patente para dicha invención también en otros países durante los doce meses siguientes a la primera solicitud en un país determinado. También existe un tratado internacional denominado Patent Cooperation Treatment (PCT) que permite añadir (a esos 12 meses iniciales) otros 18 meses adicionales, de manera que tras la solicitud de patente en un país determinado se dispone de hasta 30 meses para realizar las solicitudes en el resto de países.

Estos procedimientos para retrasar el momento de la  solicitud de una patente en países distintos del inicial son de uso muy generalizado por dos potentes razones: por un lado se dispone de tiempo para escoger los países en los que realmente interesa tener la patente, y por otro lado, si se van a realizar solicitudes en muchos países, supone un importante ahorro económico durante los 30 primeros meses.

Otra razón para agotar esos 12 meses en la solicitud de patente en otros países es que los 20 años de vida de una patente comienzan a contar desde el momento de su solicitud, por lo que ese retraso permite que la patente tenga validez hasta un año más allá. Esto supone una gran ventaja para las  invenciones que no tienen el producto preparado para comercializar en el momento de la solicitud.

b)     Requisitos de patentabilidad

Los requisitos exigidos para conceder una patente pueden variar en función del país, pero lo más extendido es que el examen de concesión evalúe los siguientes cuatro aspectos: novedad, actividad inventiva, aplicación industrial y suficiencia descriptiva.

  • Novedad. La protección por patente sólo se concede para aquellas invenciones que sean nuevas. En términos de patentes, se entiende que una invención es nueva si no es conocida con anterioridad a la fecha de solicitud de la patente. Cualquier revelación, por cualquier medio (escrito, oral o  cualquier otro), resta novedad y la patente no será concedida. Esto también afecta a las propias publicaciones y divulgaciones.

No está permitida ningún tipo de divulgación antes de la fecha de solicitud de la patente, lo que incluye los artículos científicos, posters, conferencias, charlas, divulgación por internet, solicitudes previas de patentes ya publicadas, etc…

Sin embargo, hay una excepción: en USA existe el denominado “año de gracia” que permite al inventor solicitar la patente hasta un máximo de un año después de haber divulgado o publicado su propia invención.

Al conjunto de conocimiento divulgado con anterioridad a la fecha de solicitud de patente se le denomina en término de patentes Estado del Arte. El examinador de patentes evaluará la novedad de la invención respecto a dicho Estado del Arte.

  • Actividad Inventiva. Este es el segundo gran requisito para la concesión de una patente y con frecuencia el más difícil de superar. La invención debe tener actividad inventiva, es decir, la invención no debe resultar obvia para un experto en la materia.

Con este requisito se trata de impedir que puedan disfrutar de los beneficios de la patente aquellas tecnologías o productos nuevos que, aun siendo nuevos,  sólo aportan simples o pequeños cambios sobre lo ya conocido previamente.

  • Aplicabilidad Industrial. Para la concesión de la patente se exige que la invención objeto de patente tenga aplicación en la industria, en cualquier tipo de industria.
  • Suficiencia Descriptiva. La solicitud de la patente debe incluir una descripción de la invención lo suficientemente detallada como para permitir a un tercero ponerla en práctica de forma similar y con beneficios equivalentes a los descritos en la solicitud. Este requisito está íntimamente ligado al objetivo último de las patentes que es la divulgación de la invención para que los avances o mejoras que implica pasen a formar parte de la sociedad.

c)      Pago de tasas

La solicitud, exámenes, concesión y mantenimiento de una patente requieren el pago de las tasas correspondientes aplicables en cada país para el que se quiera protección. Por eso la solicitud y mantenimiento de una patente es un proceso económicamente costoso, especialmente si se desea un ámbito geográfico de protección amplio que abarque un número grande de países.